La teología de los primeros filósofos griegos (fragmento)Werner Jaeger

La teología de los primeros filósofos griegos (fragmento)

"Los elementos existentes en la solemne proclamación del logos por Heráclito suscitan la cuestión de si las enseñanzas de éste siguen, y hasta dónde sigan, la línea iniciada por la introducción de su obra. Oigamos primero lo que tiene que decir la tradición antigua. Diógenes Laercio refiere que la obra de Heráclito estaba unificada por el tema de la teoría de la naturaleza, del que había recibido el título. Diógenes añade, sin embargo, que la obra encerraba "consideraciones" (lógoi) sobre tres asuntos, sobre el universo, sobre política y sobre teología.
Aunque el título es, naturalmente, de un origen posterior y no hay nada que garantice su autenticidad, podemos inferir de él que la base del conjunto era una cosmología, como parece insinuar Diógenes. Pero evidentemente, o a este último, o al escritor de quien sacó sus informes, le hizo impresión el hecho de que el título no respondía a la totalidad del contenido. Nuestros fragmentos lo confirman; por otra parte, excluyen toda distribución rigurosa de los elementos cosmológicos, ético-políticos y teológicos en tres distintas secciones. Cuando Diógenes se refiere a éstas como a tres logoi, o bien se trata de una forma tosca de hacer una observación exacta, o bien Diógenes se limita a tener presentes tres tipos de afirmaciones que pueden distinguirse en la obra del filósofo, aun cuando estén apretadamente entretejidas. No tenemos en realidad razón alguna, pues, para considerar la teología de Heráclito como una parte separada de sus enseñanzas. Más bien hay que concebirla como formando con la cosmología un todo indivisible, incluso si ponemos el centro de gravedad del lado teológico. En otra parte he comparado la relación entre estos tres aspectos con la existente entre tres esferas o anillos concéntricos: todos están vinculados por uno y el mismo principio. Si al discutir este principio empezamos por el lado cosmológico, procederemos de perfecto acuerdo con lo que nos sugieren los fragmentos mismos y también con el testimonio de Diógenes. Pero si bien Diógenes habla del aspecto naturalista o físico como la cosa que unifica la obra de Heráclito, es aún digno de mención que el gramático Diodoto, que ha concedido igualmente alguna atención a las relaciones entre los elementos físicos y políticos de la obra de Heráclito, sostiene el punto de vista de que en general la obra no trata de la naturaleza, sino antes bien del estado y de la sociedad, y que el elemento físico tiene simplemente una función paradigmática. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com