Natura viva (fragmento) de Grans PlatsFerrán Cremades

Natura viva (fragmento) de Grans Plats

"Terminado el banquete ambos se levantaron y él quiso aprovechar la ocasión para abrazarla. Pero ella lo miró con ojos de lubina y en el acto reculó al ver que los dedos del hombre que un día amó se habían convertido en pinzas de cigala. Aquella mesa, con las conchas de los mejillones y las espinas de los pescados esparcidas sobre el mantel blanco, evocaba la presencia de un altar primitivo donde los humanos presentaban sus ofrendas a los dioses creadores de los rayos y los diluvios. Se hablaban con gestos apenas perceptibles. Ambos movían los labios como hacen los peces en los acuarios. La pasión los alejó del espacio de la realidad para sumergirlos en el espacio del deseo. El beso que se dieron tenía el sabor de las almejas vivas.

Cuando llegaron al paseo marítimo ella le dirigió una mirada que de inmediato se convirtió en una orden. La mano que le había ofrecido tenía la calidez del amor y él creyó por un momento presagiar la proximidad de un prodigio inaplazable.

Primero caminaron de manera pesada sobre las dunas de arena y luego flotaron sobre las aguas del mar hasta que sus cuerpos se confundieron con la oscuridad de la noche. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com