La obsesión de Rosetti (fragmento)Ramón Saizarbitoria

La obsesión de Rosetti (fragmento)

"Era evidente que pretendía eludir el compromiso de una cita o que, como mucho, dejaba en manos del azar la posibilidad de un encuentro. Por eso, cuando ha dicho lo de «Ya nos veremos... algún día», tampoco he sido capaz de responderle, como hubiera sido mi deseo, «Espero que sí» y «Podemos vemos mañana mismo si quieres». Y no lo he hecho por no ponerla inútilmente en un aprieto.

Sé que, si volviéramos a vemos algún día, podríamos tomar juntos un café o una cerveza y recordar nuestros paseos por Londres. Y, sinceramente, eso es casi lo peor: que ni tan siquiera parecía estar enfadada, herida u ofendida; es decir, que no le importo lo suficiente como para albergar hacia mí ningún resentimiento; la he defraudado, como otros muchos antes, supongo, y le ha dado, simplemente, pena.

Debo reconocer que, si bien el azar —digamos que la mala suerte— ha influido en el asunto, la responsabilidad de que nuestra incipiente pero hermosa relación se haya ido al traste es sobre todo mía. Ahora, demasiado tarde ya, cuando me consta que la he perdido para siempre, no tengo ninguna duda de que estoy loco por ella y sé que tampoco yo le era indiferente; de eso también estoy seguro. Es evidente que la tenía que haber hecho partícipe de mis sentimientos abiertamente: «Creo que estoy enamorado de ti, Victoria», debería haberle confesado, o «Estoy loco por ti, Victoria», con esas palabras; y ella, probablemente, me habría respondido que yo también le gustaba. No sé cómo lo habría expresado. «Yo también te quiero un poco», quizá, porque es una fórmula que las mujeres utilizan mucho para dar a entender que no les somos del todo indiferentes; y habríamos quedado en seguir viéndonos, y ahora, aunque estuviera mirando por la misma ventana, seguro que el mar de pizarra que arroja su ira de espuma contra un cielo plomizo me parecería un paisaje sublime, porque estaría citado con ella para cenar mañana, en un sitio agradable, en el Urepel probablemente, junto al río. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com