Hablemos de Dios (fragmento)Victoria Camps

Hablemos de Dios (fragmento)

"Querida Amelia:
Efectivamente, nos hemos hecho mayores. Ni tú ni yo hemos interrumpido nuestra correspondencia por causa de las vacaciones navideñas. Siguen siendo vacaciones, en efecto, pero mucho más tranquilas, sin niños pequeños en casa y, como tú dices, sin excesos ni jolgorios que ya no nos corresponden. Quizá sea cierto que la vejez da paz. La Navidad, también lo dices, es un buen ejemplo de la lentitud con que las sociedades y las personas se desprenden de ritos y costumbres religiosas, a pesar de declarar oficialmente que aquello ya no va con ellas. Los belenes y los Reyes Magos conviven pacíficamente con papa Noel y con el árbol de Navidad (¡costumbre pagana donde las haya!, como ya has comentado que nos decían las monjas del colegio). La sociedad de consumo lo absorbe todo y a todo le saca partido. Cuesta acabar con las viejas costumbres incluso en un país como el nuestro, a ciertos efectos muy poco conservador y al que le basta cualquier pretexto para ponerlo todo patas arriba y reconocer que es blanco lo que antes parecía negro. Habiendo sido oficialmente tan católicos, hemos visto descender más rápidamente que nadie los índices de natalidad, y también nuestras iglesias y conventos se han vaciado de fieles o de religiosos casi de un día para otro. Es cierto que la educación se aferra ferozmente al mantenimiento de la enseñanza de la religión, pero ésa es, una cuestión más política que propiamente religiosa. Luego hablaremos de ello. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com