Para D, muerta por su propia manoHoward Nemerov

Para D, muerta por su propia mano

"Mi niña, me pregunto si antes del final
Pensaste alguna vez en ese juego de críos-
Al que seguro tú también jugaste- en el que
Corrías sobre el estrecho muro del jardín
Imaginándote que era un precipicio
Una oscuridad de nieve que se precipitaba
Al vacío, por ambos lados invisible
Y cuando sentías que perdías el equilibro
Saltabas por temor a caer, y pensabas
por un instante: justo ahora, es ahora cuando muero.
De eso hace una eternidad. Ahora ya no estás
Ya no jugarás a ese juego de los adultos
En el que sobre la oscuridad y al borde del precipicio
Sigues corriendo sin mirar abajo
Y donde nunca saltas por miedo a caer. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com