Mozart (fragmento)Wolfgang Hildesheimer

Mozart (fragmento)

"Para la posteridad, todos los conflictos pasados fueron resueltos armoniosamente, iluminando la edad con la melancolía y haciendo la belleza más beatífica. Así, por ejemplo, Bernhard Paumgartner, caracteriza al Mozart que reside en Viena después del desencuentro con el arzobispo en 1781: "La ciudad en torno al Danubio acogió al tormentoso artista con brazos maternales, llegando a ser la patria de su madurez" Esta sentencia es un clásico ejemplo de represión extrema. Es una muestra de lo anómalo del espectro: La extralimitación del autor, que dado lo abrumador del tópico, desea ir más allá de la simple aserción: "Mozart vivió de aquí en adelante en Viena" La sentencia muestra esa adhesión a una serie de circunstancias que surgieron de la ilusión: es una imagen dispuesta para el lector según la cual todo debe permanecer dentro de los límites imaginables para el autor y el lector o, al menos, de los posibles. Vemos el impulso maternal de la sentencia, su moderación y plausibilidad, su deseo de integración y el inamovible y dominante impulso paternal de su carácter didáctico y de certidumbre. Vislumbramos pensamientos por categorías nacionales, en este caso austríacos. El pathos de la dicción es un signo de un inconsciente deseo de ser asimilado con el héroe. Si pudiéramos clarificar esa imagen de "brazos maternales", esa "ciudad en torno al Danubio", ese "artista atormentado" (únicamente la inmadurez carece de patria, en apariencia), nosotros nos sentiríamos inclinados a creer que Mozart encontró totalmente la paz en Viena. Sólo podemos señalar de paso que lo contrario es conocido por haber sido el caso.
"Abrazar" parecer ser un popular eufemismo. En Alfred Orel, en cambio, no leemos "brazos maternales" en favor de una adhesión total: "Y entonces la ciudad en torno al Danubio abrazó a Wolfgang Amadeus con su misteriosa magia y como sucediera con muchos otros antes y después, nunca le permitió marcharse" Aquí podríamos añadir que no fue tanto la "misteriosa magia" sino las penurias económicas las que le impidieron marcharse, impidiéndole partir hacia Inglaterra, como así parece que era su deseo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com