El año en que me enamoré de todas (fragmento)Use Lahoz

El año en que me enamoré de todas (fragmento)

"Silvia se apresuró a recoger los platos y dejarlo todo limpio. En el fondo debía de ser consciente de que a su hermana tal vez no le haría mucha gracia descubrir que iba a dormir con un menor como yo, pero que, a fin de cuentas, de un tiempo a esta parte se había convertido en su mayor confidente. En cualquier caso, eso a mí no me incumbía. Cuando ya bajo las mantas vi que ella entraba por el otro lado después de haber apagado las luces, sentí que mi amor, más allá de ser irremediable, tenía mucho sentido y podría seguir teniéndolo.
Reinaba la oscuridad. Yo no me atrevía a abrir la boca. Cuando se giró hacia mí para tocarme de nuevo la frente y noté el tacto de su pijama, mi corazón se aceleró de tal modo que preguntó sorprendida:
—¿Qué te pasa?
No pude responder.
—Ja, ja... Se oyen tus latidos, desde aquí puedo oírlos, qué fuerte... ¿Por qué estás tan nervioso? ¿Qué pasa?
¿Cómo podía preguntarme eso? Separó su mano de mi frente.
—Tiene que hacerte efecto el medicamento, pero me temo que tendremos que destaparnos... Contra lo que la gente cree, cuando se tiene fiebre no conviene taparse, sino lo contrario...
Yo no quería estar destapado; primero, porque sentía escalofríos constantemente y, segundo, porque pensaba que bajo el calor de las mantas existían más posibilidades de acercamiento. Además, desde pequeño había escuchado a mi madre decir que lo que más convenía en caso de fiebre extrema era sudar toda la noche para estar como nuevo al día siguiente. Ahora Silvia echaba por tierra las razones de mi madre. Traté de convencerla, pero ella insistió en destaparme. Y lejos de dormir, como yo creía que haría, buscó conversación.
—Cuéntame cosas... —me pidió. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com