El nombrar y la necesidad (fragmento)Saul Kripke

El nombrar y la necesidad (fragmento)

"¿Qué se ha logrado hasta aquí, si es que se ha logrado algo? Primero, he argumentado que una tesis popular acerca de cómo adquieren generalmente los nombres su referencia no es adecuada. En general no es el caso que la referencia de un nombre se determine mediante algunos rasgos que identifican una única cosa, mediante algunas propiedades satisfechas únicamente por el referente y que el que habla sabe o cree que son verdaderas de ese referente. Primero, las propiedades creídas por el hablante no necesitan ser tales que especifiquen únicamente una cosa. Segundo, incluso en el caso en que lo sean, pueden no ser verdaderas únicamente del referente efectivo del uso del hablante, sino de alguna otra cosa o de nada. Esto es lo que sucede cuando el que habla tiene creencias erróneas acerca de una persona. No tiene creencias correctas acerca de otra persona, sino creencias erróneas acerca de una persona determinada. En estos casos la referencia parece efectivamente estar determinada por el hecho de que el hablante es un miembro de una comunidad de hablantes que usan el nombre. El nombre le ha sido pasado por la tradición de eslabón en eslabón.
Segundo, he argumentado que aun cuando en algunos casos especiales, notoriamente en algunos casos de bautismos iniciales, un referente es determinado mediante una descripción, mediante una propiedad que lo identifica únicamente a él, lo que esa propiedad hace en muchos casos de designación no es dar un sinónimo, dar algo de lo cual el nombre es una abreviatura; lo que hace, más bien, es fijar una referencia. Fija la referencia mediante algunos rasgos contingentes del objeto. El nombre que denota ese objeto se usa entonces para referir a ese objeto, incluso al referirse a situaciones contrafácticas en las que el objeto no tiene las propiedades en cuestión. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com