La muerte de un infante (fragmento)Alphonse Boudard

La muerte de un infante (fragmento)

"El decurso de la vida se adapta a los olores de a bordo. Años después aún siento en mi nariz el aroma a estiércol de caballo, el olor a humedad de los purines... A lo largo de la fosa en el jardín se hallaban las dalias de Mamá Blanche. Las cuidaba como si fueras niños, estaba orgullosa y se lamentaba de que algunas fueran vendidas en el mercado. Aún puedo ver las dalias blancas, azules, violetas, pero con una salvedad, ellas jamás me recordarán. También había en el jardín claveles, rosas, gladiolos...crisantemos que florecían para nuestros seres queridos, los santos. Así ha sido el camino que he seguido.
¿Cuál? Comencé a vivir bien sin apenas darme cuenta... Lloraba, bebía, robaba, manoseaba, berreaba, me reía. Hice muchas cosas para llenar páginas enteras, para liberarme de la nada. ¿Cuándo fue el momento exacto en que todo comenzó? Es agradable torturar mi cabeza tratando de encontrar una solución engañosa...en relación a lo uno o a lo otro, volviendo la vista atrás. ¿Es lo mismo? Diría que vivimos varias vidas que se superponen, asidas en continuo movimiento. Nacemos con el instinto animal que nos lleva a comportarnos como meros perros callejeros, respirando los olores y deseando más. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com