Lumperica (fragmento)Diamela Eltit

Lumperica (fragmento)

"Analiza más bien esta forma de prevalecerse y arma con paciencia las alternativas que tiene de ceñirse a un solo apodo.
Apasionada con su azar deja que sus manos se vayan al resto de sus zonas apenas mencionadas -las estira- y sus gestos se vuelven entonces de ciencia profesionales. Así es, palma y piel se gustan y las ramas de los árboles se tornean.
No posa para nadie, ni ella está extendida sobre el césped tan exacta como la medida de su palma: palma & piel ni por ribete se alejan.
Sus huellas se extienden y allí pega su delito. Está y la placidez no es el espacio cuadriculado verde, sino más bien jadea & rubor no expande / Nada augura: ya nada es frío ni espanta.
Marcando está mejor la preparación de su acometida. Sella la tirada. Se enreda en la observación. Finge. Posando terrores a que no accede, rasga por carneada su propio enardecimiento + responde con la tonalidad que requiere su marcación.
Denostada gana su espacio encementado y luna abajo especula. No transa nada -más bien- traza la mano y advierte que pegada la palma y la piel su sabiduría está en lo primigenio de su alzada.
Ha embargado los tradicionales atavíos dejando verter las líneas que no quieren pasar la empañada sugestión + vicia y el avatar encima de su propia oscuridad no cede. Encorvada captura este último apodo singular. Lo rige y levanta -pero- ¿qué cosas no le ha propiciado?
Para rugir a veces convulsa de tanto membrarse con la borrachera de esa única posibilidad, ha dicho (torcida de palabras definitivas) "que no hay armazón que la sostenga". Firma por abulia y desenfado ha dicho, y la ordenación de cada una de esas letras la suplanta de sus débiles conformismos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com