Los valientes no asesinan (fragmento)Guillermo Prieto

Los valientes no asesinan (fragmento)

"Aquella terrible columna, con sus armas cargadas, hizo alto frente a la puerta del cuarto... y sin más espera, sin saber quién daba las voces de mando, oímos distintamente: "¡Al hombro!¡Presente!¡Preparen!¡Apunten!..."
Como tengo dicho, el señor Juárez estaba en la puerta del cuarto, a la voz de "apunten", se asió del pestillo de la puerta, hizo atrás la cabeza y esperó...Los rostros feroces de los soldados, su ademán, la conmoción misma, lo que yo amaba a Juárez...yo no sé... se apoderó de mí algo de vértigo...Rápido como el pensamiento, tomé al señor Juárez de la ropa, lo puse a mi espalda, lo cubrí con mi cuerpo...abría los brazos y ahogando la voz de "fuego" que tronaba en aquel instante grité: "¡Levanten esas armas! ¡Levanten esas armas ¡Los valientes no asesinan!..." y hablé yo no sé qué, yo no sé qué hablaba en mí, que me ponía alto y poderoso, y veía, entre una nube de soldados cambiada...Un viejo de barbas canas, que tenía enfrente y con quien me encaré, diciéndole: "¿Quieren sangre? ¡Bébanse la mía!..." alzó el fusil...los otros hicieron lo mismo.
Los soldados lloraban, protestando que no nos matarían, y así se retiraron como por encanto. Bravo se puso de nuestro lado. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com