Shhh... Esos muertos, que se callen! (fragmento)Miguel Angel Mendo

Shhh... Esos muertos, que se callen! (fragmento)

"Luchando denodadamente contra la paranoia andaba Onofre -y por los gestos que hacía, perdiendo- cuando acabó por sentarse a su mesa, tembloroso, vigilando a todos con el rabillo del ojo.[...] Aún no había abierto su cajón, tanteando sus bolígrafos y lápices, recobrando la dimensión del ancho de su mesa, con el borde monótonamente instalado a la altura de su tercer michelín abdominal, cuando de un bote salió disparado de su silla de madera, como si le hubiera picado un áspid. Corría despavorido, gritando cosas incomprensibles.
No era para menos. En la primera hoja del parte de siniestros del mes, sobre su mesa, alguien había impreso con un tampón, en letras grandes: LA VENGANZA SUFÍ junto con el dibujo de un puñal de cuyo filo goteaban ojos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com