Dios, mi brazo y mi derecho (fragmento)Juan de Ariza

Dios, mi brazo y mi derecho (fragmento)

"RODRIGO:
Pronto llegará Garcés,
pues aquí nos dimos cita
y poco tardará estando
terminada la batida.
FORTUÑO:
Sancho Garcés no se rinde
fácilmente a la fatiga;
al javalí cierra el paso
y sigue a la corza herida.
RODRIGO:
¡Vive Dios! que es un mancebo
de extremada valentía,
y, si bien lanza un venablo,
mejor una lanza enristra.
Mozo de tanto provecho
tener más tierras debía,
más de algún tiempo a esta parte 15
están muy mal repartidas.
Su padre Garcés Guevara,
aunque de ilustre familia,
se encuentra en desgracia desde
que murió el rey don García.
FORTUÑO:
Cómo ha de ser, si don Gómez,
a quien los cielos maldigan,
a los que bien al rey muerto
sirvieron, oprime y pisa.
En los reinos de Sobrarve
y Ribagorza domina,
y sabe el diablo del modo
que administraba la justicia.
Ofrece siempre reunir
concilio, para que elija 30
un sucesor el monarca
que asesinó la morisma;
y con livianos pretextos
o con astucias indignas,
de la augusta ceremonia
no deja llegar el día.
RODRIGO:
Al fin hará nuestros brazos
que de su intento desista;
pues ¡vive Dios! que ya cansa
su arrogante tiranía.
Las águilas de estas sierras
somos, y aves de rapiña
seremos para arrancarle
la corona que codicia.
Busquen sucesor al rey. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com