Pobre George (fragmento)Paula Fox

Pobre George (fragmento)

"Oscureció. Dentro de la habitación, las sencillas siluetas de sillas y mesas, escaleras y alféizares fueron engullidas, borradas. George no se oía respirar. “Esto es lo que ocurre –pensó- cuando un árbol se cae en el bosque y allí no hay nadie.”
Su yo concreto, el extremo de una cadena de incidentes de la que había sido desgajado, estaba sentado allí, un saco hediendo. De no haber sido por una leve molestia en la vejiga, podría, pensó mientras subía las escaleras, haberse quedado allí hasta que amaneciera.
La blanca porcelana de los accesorios del baño, anónimos como piedras podría haber estado en cualquier parte. La cadena del váter tuvo su convulsión menguante como siempre. Por la ventana, vio una luna dibujada que no estaba ni cerca ni lejos.
La cocina olía a té y a queso rancio. Abrió una lata de sardinas y se las comió con los dedos; el aceite le resbaló por el mentón y le manchó la camisa. Luego, bebió de la botella de whisky, dejándola sin tapar en la repisa.
Sin pensar –sintiendo únicamente que la casa no tenía fuerzas para retenerlo-, fue hasta el coche. ¿Emma había mirado atrás? Supuso que no. Cuando estaba enfadada, subía los hombros, pegaba los brazos a los costados, como si estuviera ensartada en un cable, Con la cabeza gacha, la maleta golpeándole las rodillas, debía de haberse arrojado al interior del taxi, sin mirar nada, dando indicaciones al conductor con una voz que decía que también él era parte de la conspiración del mundo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com