El signo del crisantemo (fragmento)Katherine Paterson

El signo del crisantemo (fragmento)

"El chico sacó agua y se enjuagó la cara y las manos. Luego recordó sus pies mugrientos y escurrió encima de ellos el resto del agua. El choque del frío contra su piel le hizo estremecerse. Quiso ver los cortes y magulladuras que se había hecho la noche anterior y, sin pensar en nada más, se inclinó para examinarlos. Pero, al doblarse, la espada empujó la pernera del pantalón y Muna se puso derecho rápidamente. No podía arriesgarse a romper los pantalones.
¿Qué podía hacer? Ahora se daba cuenta de que no podía ocultar por mucho más tiempo la espada en su cuerpo.
No podía agacharse o sentarse. Apenas podía echarse o levantarse con ella atada a él. Tenía que librarse de ella. ¿Y qué sucedería a quien ha robado una espada con el nombre de Fukuji grabado? Miró por encima de los tejados de la ciudad a las montañas que la rodeaban. Seguramente podría encontrar un lugar escondido entre sus espesos bosques, un templo desierto, quizá, o un santuario olvidado por los peregrinos.
Al este, tras las montañas, los primeros rayos rojos cortaban el cielo gris. Las criaturas de la puerta empezaban a moverse. Llegaban sonidos de toses y voces roncas, cuando los mendigos se despertaban para empezar el nuevo día. Por fin el guardián abrió las grandes puertas.
Muna se deslizó fuera y se dirigió a las montañas al oeste de la capital. Mientras subía un empinado camino de leñadores, el puño de la espada primero presionó contra su muslo, después se enganchó en la costura del pantalón, haciendo la subida casi imposible. El chico se paró y volvió a atar la espada en la parte de fuera de su ropa antes de seguir ascendiendo.
No estaba acostumbrado a tales subidas. Tenía que agarrarse a menudo a los troncos y raíces de los pinos que crecían a lo largo del camino para tomar impulso y seguir subiendo. Su respiración le cortaba la garganta como una hoja afilada. A medio camino se detuvo, exhausto, y se apoyó en un robusto arce. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com