La estación perpetuaAntonio Cabrera

La estación perpetua

"El invierno se fue. ¿Qué habré perdido?
¿Qué desapareció, con él, de mi conciencia?


(Esta preocupación -seguramente absurda-
por conocer aquello que nos huye,
me obliga a convertir el aire frío
en pensado cristal sobre mi piel pensada,
y a convertir la gloria entristecida
de los húmedos días invernales
en la imposible luz que su concepto irradia;
esta preocupación, en fin, tiene la culpa
-y qué confuso y dulce me parece-
de que duerman en mí los árboles dormidos.)


El invierno se fue, pero nada se lleva.
Me queda siempre la estación perpetua:
mi mente repetida y sola. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com