Melancolía norte (fragmento)Michel Rio

Melancolía norte (fragmento)

"El sol iba ganando poco a poco la línea del mar, hacia el suroeste, en un cielo límpido, y su luz oblicua y dorada bañaba las islas, las ensenadas, los arrecifes, el tierno verde de la vegetación nueva, las fachadas marítimas de las casas y algunas velas de vuelta hacia los rocosos dédalos de la costa, apartándoles esos matices de suaves transiciones, delicados contrastes, que sólo existen en las tierras del norte. Un ruido de automóvil por la carretera de la población, la sirena de un ferry esquivando un islote para ingresar en el puerto, las piadas de las aves que planeaban sobre el punto de encuentro de aguas y costas, como si titubearan entre los dos elementos, el grito de un hombre que llama, los ladridos de una trifulca entre perros alteraban a ratos la baja y constante polifonía del viento del océano, que soplaba en las cavidades del litoral y extraía de ellas sonidos reposados, apenas esbozados, como si cientos de roncones de cornamusa superpusieran sus notas fijas, en sordina. Aquellos colores y ruidos en que concentraba mi mente, tal vez para hacerles compartir el peso de una melancolía interior, eran otras tantas distracciones que me ahorraban pensar con crudeza en la muerte de Olaf Borgström. Estaba sentado en una roca de la costa, no lejos de Brönnöysund, y tenía en la mano izquierda una carta que no me atrevía a abrir. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com