La zorra ilustrada (fragmento)Ignacio Amestoy

La zorra ilustrada (fragmento)

"Samaniego.- ¿Usted cree que queda en buenas manos la tierna ninfa?
Doña Juana.- En las manos de su sobrino. Enfermero del Ejército Español.
Samaniego.- Por eso digo.
Doña Juana.- A los jóvenes hay que darles confianza.
Samaniego.- Pero esa ninfa...
Doña Juana.- Macarena sólo necesita un poco de descanso mientras alguien la vela...
Samaniego.- ¿No hubiera sido mejor que me quedara yo en la vela y mi sobrino estuviera aquí con usted?
Doña Juana.- No. Yo prefiero disfrutar de su compañía.
Samaniego.- Él ya querría la permuta.
Doña Juana.- Es que a su sobrino de usted se le van los ojos tras los escotes...
Samaniego.- Es que hay escotes y escotes.
Doña Juana.- ¿Usted cree, Don Félix?
Samaniego.- Por ejemplo, el suyo es de vértigo. De no mirar.
Doña Juana.- ¿Por eso me rehúye?
Samaniego.- Sufro del mal de altura... Si te subes a una torre, hay peligro de mareo.
Doña Juana.- Qué poco arriesgado.
Samaniego.- Los años, y la legítima que tengo abandonada...
Doña Juana.- El abandonado es el fabulista...
Samaniego.- ¿Doy esa impresión?
Doña Juana.- De ahí su predilección por las infantas...
Samaniego.- No tengo hijos...
Doña Juana.- ¿Seguro?
Samaniego.- Con mi legítima, no...
Doña Juana.- ¿Es fría?
Samaniego.- Como algunas señoras de este tiempo. Por eso la necesidad de educarlas a las damas, y ahí la necesito...
Doña Juana.- Sólo ahí.
Samaniego.- Empecemos por ahí.
Doña Juana.- ¿Por qué su obsesión por educar a la mujer?
Samaniego.- Usted que está educada me podría responder mejor que yo.
Doña Juana.- La mujer educada es menos peligrosa.
Samaniego.- ¿Como el hombre educado?
Doña Juana.- El hombre siempre es un lobo. Como la mujer siempre es una zorra...
Samaniego.- ¿La mujer, siempre una zorra?
Doña Juana.- Las mujeres oponemos nuestra astucia al depredador... Si se educan, tanto el lobo como la zorra, sólo se refinan...
Samaniego.- ¿Conoce la fábula del león, el lobo y la zorra? "



El Poder de la Palabra
epdlp.com