Héroes mitológicos (fragmento)Alberto Miralles

Héroes mitológicos (fragmento)

"Miguelito.- ¡Nunca! Ni aún después de muerto el enemigo ha de ser amigo.
Berta.- No he nacido para el odio, sino para el amor.
Miguelito.- (Le retuerce el brazo.) Si yo fuera un tirano común hace rato que te hubiera desgarrado los miembros con tenazas.
Berta.- Así, añade a tu odio la violencia. Cuanto más cruel seas, más lo será tu ley y menos la aceptará tu pueblo.
Miguelito.- Entonces, si has de amar, desciende bajo tierra y ama a los muertos. (La tira al suelo.) ¡Lleváosla!
(Los dos soldados se la llevan. Creonte, en un extremo, cae de rodillas, mientras en el otro aparece el director.)
Director.- Y Creonte, pensando en las palabras de Antígona, consultó al oráculo para pedir consejo y saber el porvenir.
Miguelito.- Tiresias, adivino ciego, tú que no teniendo ojos ves más claro que los demás mortales, dime ¿qué debo hacer?
(Al fondo, con luces misteriosas, surge el oráculo, interpretado por el regidor, llevando una máscara en el rostro y un cuenco humeante en las manos. Su voz estará grabada con ecos.)
Oráculo.- Entierra a Polinices. Aprende lo que es piedad. Se justo con los muertos.
Miguelito.- ¡No, no! Ni aunque los dioses intenten arrebatarme su cuerpo habré de impedirlo.
Oráculo.- Tu destino, esta vez, no lo dictan los dioses. Tú lo escribes.
Miguelito.- Adivina, ciego, ¿cuál es mi futuro?
Oráculo.- La muerte de Antígona marcará el comienzo de la tuya. Antígona prestará su valor a los hombres y estos dejarán que el amor triunfe. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com