Las gradas de San Felipe (fragmento)Santiago Martín Bermúdez

Las gradas de San Felipe (fragmento)

"(Gesto de tormento de los congelados. En eso, entra Clara, inflamada. Se los queda mirando, como si en rigor los viera estáticos y gesticulantes.)
Clara.- ¡Alto ahí, señores míos!
(Y ante este "alto", el grupo de los cuatro se anima, precisamente, y reacciona ante la presencia de Clara como ante una intromisión inesperada.)
Bartolomé.- ¡Doña Clara! ¿Cómo os atrevéis...?
Clara.- La puerta estaba abierta, y después de todo ésta iba a ser mi casa. Iba a ser mi casa, dije. Que ya no lo será. Y la culpa es de ese menguado y... de esa mala bruja.
(Señala a María, que sigue vestida de hombre. Exclamaciones, aunque los dos capitanes perciben el repentino paso al femenino.)
Clara.- (A Bartolomé.) En cuanto a vos, señor perjuro, podéis contar con que os devuelvo vuestra palabra, que no me quedaría con palabra de mentecato ni de falsario, así tuviera que ingresar en un convento.
Bartolomé.- ¡Doña Clara, yo...!
Clara.- ¡Vos, a callar, que sois débil de carácter y de mollera, moldeable como el barro, e inestable como una pluma, pues así son todos los hombres y lo serán siempre. (A María.) En cuanto a vos, dejadme veros en vuestro natural, por si de capón sacamos capona.
(Se lanza en pos de María, que intenta esquivarla o huir. Tras un par de vueltas alrededor de una mesa, y ante el estupor de todos, la alcanza y le arrea dos espléndidos guantazos.
Cae María pero no ceja ahí la despechada. Le arranca una indisimulada colonia del pelo, y a tirones descubre la media melena que María ha conservado pese a su travestimento.)
Clara.- (Mordaz.) ¡No era primo, que era prima!
(Asombro que los capitanes, que exclaman: "!oooh"!". María, por el suelo, intenta recomponerse. Bartolomé, abochornado, no sabe dónde meterse.)
Clara.- (Altanera.) ¡Y ahora, señores, pido licencia...!
(Se alza la falda por lo sucio del suelo, y sale sin tiesa, digna y resarcida.)
Aranda.- ¡Brava mujer! también yo pido a vuestras mercedes licencia...
(Presuroso, sale detrás de Clara.) "



El Poder de la Palabra
epdlp.com