Belgrado: Canta Lengua el misterio del cuerpo glorioso (fragmento)Angélica Liddell

Belgrado: Canta Lengua el misterio del cuerpo glorioso (fragmento)

"Al ser herido por el hierro cruel de una lanza, manó sangre y agua para lavar vuestras culpas. Yo te saludo, oh cruz, esperanza única, en este tiempo de pasión aumenta en los justos la gracia, borra las culpas de los pecadores.
En casa.
Baltasar habla con su madre. Ella llora sin parar.
Baltasar: No quiero llevar mi cuerpo a otra parte, madre. No voy a volver a salir de esta casa. He regresado de Belgrado para encerrarme en esta casa. Tú sólo piensas en el cumpleaños de mi padre. Tú sólo piensas en qué pensarán los amigos importantes de mi padre y yo sólo pienso en Agnes. El cumpleaños de mi padre no es más importante que Agnes. Agnes es lo más importante. Te lo voy a contar otra vez. Por si todavía no lo has comprendido. Ella sabía que la iban a matar, me lo dijo. Agnes me dijo, si me acuesto con ese tipo me matará. Y la mató, como ella dijo, con sus propias manos. La estranguló. Te lo cuento otra vez para que no vuelvas a suplicarme que vaya al cumpleaños de mi padre, a celebrar el cumpleaños de mi padre, junto a los amigos importantes de mi padre. No debes preocuparte, la cultura no va a resentirse, aunque mi padre se convirtiera en un criminal, su aportación a la cultura seguiría siendo inmensa, la cultura tiene garantizada la aportación de mi padre, su valiosa aportación estética, filosófica, sus adjetivos, sus adverbios, sus frases...
La cultura universal no va a resentirse por lo que piensen de mí los amigos importantes de mi padre. Si ninguno de mis hermanos asiste al cumpleaños de mi padre, por qué yo tengo la obligación de asistir. No, madre no. No voy a volver a salir de esta casa. Llevas 40 años casada con ese hombre sin atreverte a abandonarlo ¿y me pides a mí que salga de esta habitación? Me extraña que no mandes a la mierda a todo el mundo el día del cumpleaños de mi padre. Me extraña que no te heces puñados de detergente en la boca el día del cumpleaños de mi padre. Tienes que matarte ya y dejar una carta echándole la culpa. Mátate, madre. La cultura universal no va a resentirse, una cosa es lo personal y otra la obra, una cosa la vida del autor y otra la obra del autor, ya empiezo a estar harto de esa opinión. No. No voy a volver a salir de esta casa. No puedo ser humanidad y hombre al mismo tiempo. No puedo ser. Ha llegado ese momento en que siento que todo es inútil, madre. Todos llegamos a ese momento tarde o temprano. No me queda más remedio que detenerme por completo. No llevar mi cuerpo a ninguna otra parte. Soy el pobre europeo responsable enfrentado al fracaso, madre, al fracaso total. He destruido todas las notas. He destruido todos los cuadernos de Belgrado. Dile a mi padre que es verdad, que no tengo nada que ofrecerle. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com