La religión de J.J. Rousseau (fragmento)Pierre-Maurice Masson

La religión de J.J. Rousseau (fragmento)

"Yo nací -dijo- en una familia donde lo predominante era la misericordia y la piedad, pero la afirmación -matizó- es una indulgencia excesiva. Incluso en las zonas más populares de Ginebra no es fácil encontrar familias que vivan de forma tan estricta la moralidad cristiana. Como escribió Eugene Ritter, mediante una elegante fórmula, que resume de forma bastante pormenorizada las investigaciones acerca de los orígenes de Jean Jacques Rousseau, reconoce la honestidad de personas laboriosas, valientes y dignas que como agua cristalina se enfrentan a los pequeños problemas. En varias ocasiones, Rousseau y Bernard tuvieron problemas con los representantes de la moralidad públicas. Uno de sus dos abuelos, David Rousseau, fue llamado por el Consistorio debiendo "danzar de noche por la ciudad (en las horas impares), tocando el violín" y el otro, Jacques Bernard, que había puesto en peligro a dos hijas excesivamente confiadas, había conocido la amargura de la antigua ley ginebrina reservada a los "lascivos", debiendo afrontar multas fiscales, la cárcel y toda una serie de genuflexiones de rigor. Su madre, la señora Suzanne Bernard fue vilipendiada en el Consistorio bajo el epígrafe de "personas sospechosas" por la grave censura de haber asistido a una comedia sobre Molard vestida de campesino, algo que en absoluto se presta al rol galante propio de la mujer. Tres veces, Isaac Rousseau, su padre, asumió los argumentos del Consistorio. Las tres hermanas de Isaac otorgaron un certificado de "sabiduría y virtud" en relación a la figura de su sobrino, debido a que había indignado a algunos vecinos a causa de sus preces, y su hija mayor, Teodora Rousseau se había casado con Gabriel Bernard, hermano de Suzanne, dando a luz ocho días después de su boda. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com