Sentiments distingués (fragmento)Roger Vrigny

Sentiments distingués (fragmento)

"No lo sé. La piel no cambia, sin duda, mientras que la distancia halla eco en mi espíritu. Es ella la que me hizo ver al joven en cuestión aquel sábado en el coche de su padre, bordeando la orilla del Oise, un joven que ama. Desde ese instante ya no hablo más de mi vida. Escribo una novela, no importa sobre qué. Aquello que me rodea hoy tal como yo lo vivo -mis padres, mis amigos, la casa familiar- ¿qué me puede aportar de nuevo? Nada. Incluso el camino que tomé a lo largo del Sena para venir a Bois-Colombes en realidad no se parece al que yo seguí hace ya treinta años, y si, a causa de algún milagro, mis ojos pudieran divisar ese instante, o me mostraran una foto o una postal, apenas lo reconocería. Diría: ¡Ah! sí, puede ser, no recuerdo que tuviera esos adoquines. Lo contemplaría como algo indiferente, como una imagen de los buenos tiempos. Pensaría: hace ya tanto tiempo, yo era joven. Y ahora Yves Bernard debería ser un robusto hombre de unos cuarenta años, casado y padre de familia. Sin tristeza, distinguido por la nostalgia, como el rayo de sol a través de la lluvia. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com