Qui se souvient des hommes (fragmento)Jean Raspail

Qui se souvient des hommes (fragmento)

"La felicidad es una palabra que no existe en el lenguaje de Alakalufs o cualquier otro término similar. Hambrientos o colmados, enfermos o sanos, azorados por el sol o ateridos de frío, nos sacudimos el uno contra el otro en la cabaña, tratando de que el calor animal apacigüe el alma que compartimos sin expresarlo. ¿Y la felicidad? A veces nos reímos, entonamos un canto efímero que resulta muy caro, puesto que los Alakalufs no hemos definido esa palabra. Sin embargo, debe haber un centenar de formas de expresar la ansiedad. [...] Apoyado contra la pared, un cadáver les observa con sus ojos muertos. Se trata de un hombre de pequeña estatura, con las piernas cortas y arqueadas, pelo negro muy largo, frente huidiza, párpados oblicuos, nariz chata y una amplia boca de gruesos labios. Resulta repulsivo y empieza a descomponerse. Los postes pintados de rojo dibujan un círculo a su alrededor. Las armas se hallan a sus pies, un palo afilado, una piedra, un arpón de hueso. Su nombre era Taw, padre de Lafko. Los marineros firmaron y huyeron. ¡El fin del mundo está habitado! "


El Poder de la Palabra
epdlp.com