Transgresión (fragmento)Rose Tremain

Transgresión (fragmento)

"Verónica Verey era diseñadora de jardines. Su último proyecto -aún sin terminar- era un libro sobre los jardines del sur de Francia. El título provisional del libro era Jardinería sin lluvia.
Verónica vivía con su amiga Kitty en una antigua y hermosa granja de piedra, Les Glaniques, en uno de esos pueblos del sur de Anduze, en la región de Gard, donde apenas parecía que hubiera llegado el siglo XXI y donde la vida de Verónica transcurría en un estado de sólida satisfacción. Se estaba engordando mucho (cuando era una niña las habían calificado, tanto a ella como a Susan, su poni, de "fornidas"), pero no le importaba y a Kitty tampoco. Iban juntas al mercado de Anduze y compraban prendas más grandes.
Kitty, hija única de unos padres detestables que se habían pasado la vida intentando dirigir una casa de huéspedes en la costa de Norfolk, era una pintora de acuarelas que hasta entonces se había ganado modestamente la vida y que ahora, como apasionada respuesta a la calidad de luz en esta región del sur de Francia, enseñaba fotografía. Kitty esperaba aportar todo el material gráfico del libro de Verónica. Soñaba despierta con la excitante portada, con sus dos nombres uno junto a otro:
Kitty tenía la sensación de que toda su vida, hasta que había conocido a Verónica, había sido una especie de nulidad, alguien diluido. Había adquirido la costumbre de guardar silencio, de hacerse a un lado, muy pronto, cuando era pequeña le habían dicho que se mantuviera fuera de la vista y los oídos de la clientela de la casa de huéspedes. Ahora, por fin, a los cincuenta y muchos, se había hecho visible para sí misma. Amaba a Verónica y Verónica la amaba a ella y juntas habían comprado la casa y creado su extraordinario jardín, y Kitty Meadows se sentía como si todo volviera a empezar: a empezar mejor. A la edad en que la mayoría de sus amigos se rendían o abandonaban, Kitty y Verónica intentaban comenzar de nuevo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com