Cuentos completos (fragmento)Ramón Gil Novales

Cuentos completos (fragmento)

"Querido hijo: Sabrás por ésta que te envío que he recibido la tuya que no esperaba, y del alegrón me entró una congoja de viejo que soy al ver que te acuerdas de tu padre que hoy domingo está más solo que un hongo con el retrato delante que te hicieron en la mili, que por cierto maldita la falta que me hace para tenerte presente por lo mucho que te veo dentro de mí en todo instante y más de lo que te figuras. Antes de que se me olvide esta mañana ha venido a verme Lucas el de casa del Ventero, cuando estaba yo tomando una miaja de sol me lo tropiezo en la parada del autobús y llegaba con dos compañeros de la fábrica donde trabajaba, conque me los he llevado para casa y aquí se han tomado unas galletas con unos vasicos de vino, y el motivo era que te preguntase si allí en Alemania les puedes encontrar sitio que están muy apurados por una reunión que hicieron, y que se agarrarían a cualquier faena con tal de salir adelante, pues ya va siendo hora de que se hagan con algunas perras, y Lucas venga a hablar de ti que los otros dos me dijeron no conocerte, de las barrabasadas que hacíais de críos allá en el pueblo y los otros dos se reían a todo trapo de lo agudo que es este Lucas para contar aventuras y también para inventar trapazas. Mira si puedes echarles una mano hijo que te digo que lo pasan malísimamente, pues de resultas de la reunión los echaron de la fábrica y los tienen señalados, así que donde buscan en cuanto los amos miran los papeles les dan con la puerta en los morros. La pena es que yo no pueda estar contigo arrimando los dos el hombro otra cosa sería, además de no encontrarnos solos uno en cada punta del mundo y jornal doble para hacer bolsa pronto y enfilar para casa escapados, pero a mí quién me va a querer si en estos últimos tiempos me han exprimido como a limón estrujado y los pellejos ni para sopa sirven, o sea que por eso te recomiendo que para que no te ocurra otro tanto te espabiles y cuarto que cojas no lo sueltes sin que te prives de lo preciso, que aquí juntos se me ensancharía el corazón y nos las camparíamos bien y ni por asomo te sería un estorbo que ya conoces cómo soy y donde pudiera ayudarte ahí lo tienes sin que me lo pidas dos veces. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com