El Greco (fragmento)Manuel B. Cossío

El Greco (fragmento)

"La Biblioteca del Greco confirma la idea formada de su personalidad por las frases de sus contemporáneos. 27 obras griegas: Homero, Eurípides, Xenofonte, Aristóteles, Demóstenes, Isócrates, Esopo, Hipócrates, Luciano, Plutarco... El Viejo y el Nuevo Testamento, Los Santos Padres, 67 italianas: Petrarca, Ariosto, Patrizzi, el neoplatónico de su época. Las fuentes de su formación espiritual son, por tanto, las más puras del Renacimiento. Un "Tratado de la pintura"; 19 libros de Arquitectura; y sólo 17 obras en romance, que no se describen. No se sabe lo que el Greco leyó en castellano. Con una vieja criada, María Gómez, y un más viejo criado, Juan Preboste, el Greco achacoso de los últimos días hace la impresión de un solitario. De espiritual humorista deja el sabor la visita de Pacheco en 1611, oyéndole afirmar "contra Aristóteles y todos los antiguos" que "la pintura no es arte" y que "el colorido es superior al dibujo", contra Miguel Ángel, de quien decía "que era un buen hombre, pero que no supo pintar". Compréndase el escándalo de Pacheco y su ingenua interpretación de las obsesiones coloristas del Greco y consiguiente técnica. "Porque, ¿quién creerá -dice- que Dominico Greco trajera sus pinturas muchas veces a la mano y las retocase una y otra vez para dejar los colores distintos y desunidos y dar aquellos crueles borrones para afectar valentía? A esto llamo yo trabajar para ser pobre". El Greco se refugiaría entonces nostálgicamente a conversar en su lengua nativa con sus paisanos los Diógenes Parramonlio y los Constantino Focas, que fueron testigos de su testamento. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com