El defensor tiene la palabra (fragmento)Petre Bellu

El defensor tiene la palabra (fragmento)

"Quería saber y traté de encontrar una respuesta. Fui incapaz de mirar con la suficiente rapidez por los ventanales que dan al pasillo para discernir en esa habitación a otra mujer. Tenía siete años de edad aquel verano que nos escapamos del patio a la calle, donde me encontré con otros niños mayores que yo. Me recibieron con deleite a pesar de que evitaba ensuciarme la ropa. Un tanto inexperto en esas lides, me sentí ultrajado, sobre todo porque mi atuendo era más digno que el de ellos, roto y polvoriento. Además disponía de dinero y de golosinas que ellos ansiaban poseer. Así que no me resultó difícil conquistar su atención. Me quedé muy sorprendido cuando me enteré de que usted conoce mejor que yo lo que estaba sucediendo en nuestra casa. Despertaron, entusiastas, mi curiosidad en torno a cuestiones sobre las que no tenía ni idea. También me enseñaron que solían ocultarse debajo de la cama y observar a las niñas que entraban en sus habitaciones.
Convencido, adopté la actitud de querer marcharme, pero sucedió aquella primera noche que pese a mi deseo de no permanecer demasiado para hastiarme, me quedé dormido allí mismo. Me desperté muy tarde y grité asustado. Hasta entonces ignoraba adónde me habían llevado mis pensamientos. Tuve la fortuna de que nadie me viera y furtivamente llegué a mi cama donde me dispuse a dormir. Al día siguiente, le conté a los otros niños mi hazaña y ellos se echaron se reír. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com