Teología de la liberación (fragmento)Gustavo Gutiérrez Merino

Teología de la liberación (fragmento)

"Según Mariátegui, el marxismo no es "un cuerpo de principios de consecuencias rígidas, iguales para todos los climas históricos y todas las latitudes sociales... El marxismo, en cada país, en cada pueblo, opera y acciona sobre el ambiente, sobre el medio, sin descuidar ninguna de sus modalidades". Y es que para Mariátegui el materialismo histórico es ante todo, como para muchos hoy en América latina, "un método de interpretación histórica de la sociedad". Toda su obra, pensamiento y acción, no exenta de explicables limitaciones, estuvo marcada por estas inquietudes. Su socialismo fue creador porque estuvo hecho de fidelidad. Fiel, más allá de todo dogmatismo, a sus fuentes, a las intuiciones centrales de Marx y simultáneamente fiel a una realidad histórica original. No obstante, y Mariátegui lo presagió, sólo una praxis revolucionaria suficientemente vasta, rica e intensa, y con la participación de hombres provenientes de diversos horizontes, puede crear las condiciones de una teoría fecunda. Esas condiciones comienzan a surgir y, sin perder en beligerancia y radicalidad, llevarán sin duda a modificaciones mayores que las vislumbradas por aquellos que buscan refugiarse en soluciones de facilidad y en excomuniones a quienes no aceptan esquematismos, frases hechas ni posiciones acríticas frente a las realizaciones históricas del socialismo. Uno de los más grandes peligros que acechan, en efecto, la construcción del socialismo -urgida por tareas inmediatas- en Latinoamérica es carecer de una teoría sólida y propia. Propia, no por prurito de originalidad, sino por elemental realismo histórico. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com