La Guerra Civil Española (fragmento)Pierre Vilar

La Guerra Civil Española (fragmento)

"La guerra civil determinó, en los dos campos, paradojas y contradicciones. El espíritu del pronunciamiento era, sin duda alguna, socialmente conservador, ideológicamente antiliberal (en el sentido «siglo XIX» de este término). En el campo republicano, para algunos sectores, haber vencido al ejército abría el camino a una revolución social y anarquizante. Pero en el ambiente de los años treinta, convenía a las autoridades sublevadas, para tranquilizar al pueblo y no chocar con el mundo, autodenominarse «sociales» sin pronunciar la palabra «fascismo», y a las autoridades republicanas limitar las conmociones sociales para escapar de la sospecha de «bolchevismo». Precauciones perfectamente inútiles; la opinión mundial se dividió, salvo excepciones limitadas, entre los que vieron en la República española la libertad luchando contra el fascismo y los que vieron, rápidamente encarnados en Franco, los viejos valores (religión, familia, patria) como blanco de las amenazas de «Moscú». No estoy seguro de que las cancillerías no compartieran este esquematismo. Pero no hace falta decir que los debates del «Comité de No Intervención» son un modelo de hipocresía.
Hoy, visto con perspectiva, podemos preguntarnos si en España, durante el transcurso de la guerra, tomaron cuerpo nuevos modelos de sociedad y de instituciones. La respuesta es difícil porque en los dos campos muchos rasgos responden sencillamente a una situación de guerra. Es verdad que, en el campo republicano, el respeto de las formas políticas parlamentarias se acompaña de experiencias sociales revolucionarias, repentinas, profundas, pero locales y efímeras, más interesantes, pues, sociológica que históricamente. Por el contrario, en el campo franquista, todo tiende a asegurar sobre sus bases las estructuras de la vieja sociedad, pero gracias a un aparato institucional (militar, religioso, político, sindical) que durará más de cuarenta años, marcando fuertemente la historia de España a medio plazo. A decir verdad, entre 1936 y 1939, el sistema sólo empieza a dibujarse. No es inútil preguntarse de qué modo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com