La Aurora de Colón (fragmento)Patricio de la Escosura

La Aurora de Colón (fragmento)

"Colón. ¡Oh! Cuán dichoso yo si en ese instante un recuerdo fatal... Noche funesta: huye de mi memoria; no emponzoñes mi esperanza.
Beatriz. ¡Colón!
Colón. ¿Qué voz es ésta?
Beatriz. ¡Colón! ¡Colón!
Colón. ¡Beatriz! ¡Tú en esta playa! ¿Qué quieres, desdichada? -Si tu estrella te arrastró al precipicio, te perdono; la venganza cruel, Colón detesta.
Beatriz. Tienes razón: nací muy desdichada. En mal hora me viste; si tu diestra, en vez entonces de estrechar la mía, un agudo puñal aquí me hundiera, a mi afligido corazón libraras, Colón, de sucumbir a tantas penas; y tú también...
Colón. ¿Beatriz, a qué has venido? ¿No sabes tú esa escuadra a quién espera? Colón es almirante: al Océano del tiempo que le roba debe cuenta; regiones que jamás pisó la planta de quien la luz ha visto en esta tierra, esperan que Colón vaya a llevarles un Dios, un rey, un yugo y una lengua. Y no pienses, Beatriz, que no te escucho porque el próspero tiempo me envanezca; si volviera a bajar, tenlo por cierto, tampoco, aunque abatido, yo te oyera; que te perdono, sí, como cristiano;
Beatriz. Ése es tu error: no hay culpa en mi desdicha; pura, inocente estoy, tengo mil pruebas; mas quisiera deberle a tu amor sólo...
Colón. ¡Amor! ¿Hablas de amor, cuando a la inmensa, a la ignorada mar que estás mirando, voy a fiar mi vida y las ajenas?
Beatriz. El amor que yo invoco es el honesto: su para llama el cielo no nos veda. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com