Un hombre en el alero o la síntesis de la historia (fragmento)Juan Ignacio Ferreras

Un hombre en el alero o la síntesis de la historia (fragmento)

"Amigo.- Tienes que decidirte y no te queda mucho tiempo; la guerra va a estallar.
HOmbre.- No quiero guerra, eso es, no quiero guerra.
Cura.- Nadie quiere, hijo, pero es necesaria.
Amigo.- Nos van a atacar, no habrá otro remedio.
Hombre.- Pero por qué demonios tengo que decidirme; odio la guerra, no quiero la guerra; yo quiero quedarme tranquilo, como estaba, odio la política, los políticos, la lucha, eso es, odio la lucha.
Director.- ¿No será usted un afeminado pacifista?
Hombre.- ¿Y aunque lo fuera, qué?
Director.- No puede ser.
Amigo.- No le des vueltas, decídete ya.
HOmbre.- No y no, dejadme tranquilo.
(El hombre sube y baja colgado de sus tirantes, cada vez que va a tocar el suelo, vuelve a subir.)
Señora gorda.- Pareces un mono, guapito mío.
Hombre.- Un intelectual ha dicho: hay que estar audessus de la melée, eso es.
Señora gorda.- ¿Y eso qué quiere decir?
Amigo.- Que hay que estar por encima de la lucha, una cosa así.
Cura.- Pero es imposible, cada hombre cuenta.
Compañero.- En eso estamos de acuerdo, ya ves.
Hombre.- Por encima de todos, eso es.
Amigo.- Hay momentos en que es imposible.
Commpañero.- Sí, por muy intelectual que seas, por muy liberal que seas, no puedes permanecer aislado.
Cura.- Desde luego que no, te lo pide Dios.
Amigo.- Te lo pide justicia.
Director.- Se lo pide el sentido común.
Compañero.- Te lo pide la fraternidad.
Señora gorda.- Te lo pide tu pichoncito.
Margarita. Te lo pide tu nena. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com