Pro Patria (fragmento)Achmed Abdullah

Pro Patria (fragmento)

"La misma vieja respuesta, día tras día, acompañada de un encogimiento de hombros, de una profunda y apologética inspiración y del gesto melancólico de unas manos regordetas.
[...]
Sin embargo, había una cierta similitud en el péndulo fatídico de sus carreras; los prometedores comienzos -los finales grises e inmutables- aquí, en Urga, en la recámara del más allá.
Michael Crane había sido un joven y brillante abogado y político en su ciudad natal, Chicago, con la Corte Suprema, la propia Presidencia, brillando como el Santo Grial en la distancia otoñal de su vida entera.
[...]
Tres años antes había resultado todo más emocionante. Porque el lama principal -con su gorro de color amarillo- había muerto y los sacerdotes debieron elegir otro representante en esta tierra, otra encarnación de la figura de Subhuti, el discípulo del Buda Gautama, cuya alma y espíritu se dice que migra en el cuerpo de cada sucesivo abad de Urga. Durante siglos, la familia Lara, que habían sido originalmente tibetanos, había monopolizado la dignidad de la santidad, incluyendo cuantiosos emolumentos mundanos, hasta que, a todos los efectos, se había convertido en casi hereditaria. Siempre el clan de Lara capitalizaba los sacerdotes de gorro amarillo. Éste había sido el factor determinante en los laberintos del budismo del norte.
Pero ese año, se dijo que un budista de Rusia había intrigado desde las orillas del lago Baikal, actuando bajo las premisas del gobierno del Zar, con la intención de socavar el prestigio pekinés en esa parte del globo, respaldando los lamas de gorro rojo a un candidato propio. De cualquier forma, estando en minoría, habían sido derrotados y Tengso Punlup perteneciente al clan de Lara había sido elegido abad jefe.
Michael Crane, comparando la elección presbiterial con los concursos de votos tal como los había visto y manejado en su barrio favorito de Chicago, contemplaba la escena con cínica diversión, si cabe con algo de nostalgia incluso. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com