Días de inviernoHenry Abbey

Días de invierno

"Ahora viene del norte el anciano:
los bosques exhiben sus robustos pechos
a cualquier viento que vaga errabundo
y, en sus brazos, los solitarios nidos,
que albergaban hace meses pequeños pájaros,
son azuzados por copos de nieve a la deriva.

No prodiga ya más su canto el petirrojo
para saludar el enrojecido avance de la mañana;
canta en valles distantes;
su corazón está hoy con el sur;
no puede chillar entre el trigo.

El heno y el maíz han sido
almacenados, y las hojas secas
se abaten contra las desnudas y marrones ramas
como sonajeros en estos efímeros días.

Una mano helada se posa sobre la tierra;
el cielo nublado es triste y gris;
pero a través de los flujos de brumosos sinsabores,
un vasto rayo dorado se despliega.
Y en el arroyo que atraviesa la llanura
refulge maravilloso como un diamante,
más hermoso que aquél que hace largo tiempo
De Rohan apostara ávido de triunfo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com