El fin de Cronos (fragmento)Edgar Brau

El fin de Cronos (fragmento)

"Yo recorría entonces muy detenidamente con la vista el ambiente que aparecía a su alrededor: buscaba cierto cuadro de tema marinero, la pipa, el cortaplumas con que él picaba el tabaco. Pero la imagen comenzaba de inmediato a diluirse y en instantes era nada más que una neblina grisácea —una neblina que acompañaba el dormir que seguía al sueño y que no tardaba mucho en volver a desgarrarse para ofrecerme otras visiones.
Al despertarme, la imagen de mi abuelo continuaba presentándose en mi memoria, idéntica a la de aquellos dos cortos sueños. Tomé entonces de una de las bibliotecas que están en mi cuarto un libro de Tácito, Germania, y comencé a buscar los dos pasajes que a partir de una lectura hecha alguna vez en voz alta por mi abuelo (pues en ocasiones yo le pedía que me leyera algunos fragmentos del libro que él tenía entre manos) nunca había podido yo olvidar.
El primero de ellos describe la costumbre que tenían los antiguos germanos de llevar a la batalla a sus familiares más directos, de modo que durante el combate podían oír el ulular de sus mujeres y los llantos de los niños y aumentar así su coraje; además, si se presentaba el caso de que el empuje enemigo fuera mayor, las mujeres exhibían sus pechos desnudos para señalarles a sus esposos el cautiverio al que se verían sometidas si ellos eran derrotados. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com