Qué es el hombre (fragmento)Martin Buber

Qué es el hombre (fragmento)

"Nietzsche no nos ha ofrecido una base positiva de su antropología filosófica. Pero al convertir, como ningún pensador antes, la problemática de la vida humana en el objeto propio del filosofar, ha dado un nuevo impulso poderoso a la cuestión antropológica. Y hay que notar, especialmente, que a la larga de todo su pensamiento alienta el empeño por resolver el problema particular que es el hombre en su sentido riguroso. El patetismo de la interrogación antropológica de un Agustín, de un Pascal y también de un Kant se fundaba en el hecho de que percibimos en nosotros mismos algo que no podríamos explicar tan sólo por la naturaleza y su desarrollo. Hasta Nietzsche, el “hombre” es para la filosofía, en cuanto se interesa por lo antropológico, no ya una mera especie sino una categoría. Pero Nietzsche, influido tan decisivamente por el siglo XVIII que a veces se le podría considerar como un místico de la Ilustración, no reconoce semejante categoría, semejante problema radical. Trata de desarrollar una idea ya apuntada por Empédocles pero que, desde entonces, jamás ha sido tratada en forma genuinamente filosófica: pretende comprender al hombre genéticamente, como algo que ha surgido del mundo animal y ha salido fuera de él. “No hacemos derivar al hombre, escribe, del ‘espíritu’ sino que lo hemos vuelto a colocar entre los animales”. He aquí una frase que podría encontrarse muy bien. en cualquier enciclopedista francés. Pero, con todo, Nietzsche tiene profunda conciencia de la específica problemática humana. Y quiere comprender esta problemática considerando que el hombre salió fuera del mundo animal y perdió sus instintos; es problemático porque es una “especie tensísima de animal” y representa, por lo mismo, una “enfermedad” de la tierra.
El problema del hombre es, para Kant, un problema límite, esto es, el problema de un ser que pertenece a la naturaleza pero no sólo a ella, un ser instalado en los límites entre la naturaleza y otro reino; para Nietzsche el problema del hombre es un problema marginal, el problema de un ser que salió del interior de la naturaleza y se deslizó hacia su saledizo, hacia el alero peligroso del ser natural donde comienza, no ya el éter del espíritu, como para Kant, sino el abismo vertiginoso de la nada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com