Una extraña historia (fragmento)Edward Bulwer-Lytton

Una extraña historia (fragmento)

"La madre de Lilian vino a verme a mi triste morada. La Casa del Monje, en el centro de aquella acusadora camarilla, se había vuelto displacentero para ella, y para mí estaba asociada con pensamientos de angustia y de terror. Yo no podría, sin un estremecimiento, haber entrado en sus jardines,-- ni podría, sin una puñalada en el corazón, haber visto de nuevo la vieja tierra de hadas rodeando el Pozo del Monje, ni el oscuro árbol de cedro bajo el cual la mano de Lilian había sido colocada en la mía; y un supersticioso recuerdo, borrado mientras el angelical rostro de Lilian había iluminado los recintos mortales, ahora revivió en plena fuerza. La maldición del hombre moribundo --no se había realizado?
Un nuevo ocupante para la antigua Casa fue hallado dentro de una semana tras haber escrito la Señora Asleigh de Londres a un agente inmobiliario en L----, expresándole su deseo de disponer del alquiler. Poco tiempo antes de que nos fuéramos a Windermere, la Señorita Brabazon se había vuelto enriquecida por una liberal anualidad legada a ella por su tío, sir Phelim. Sus medios así la capacitaron para moverse de la comparativamente humilde habitación que ella hasta ahora había ocupado en la Casa del Monje; pero justo cuando ella había recomenzado una serie de ostentosos entretenimientos, implicando un ambicioso deseo de disputar con la Señora Poyntz la soberanía de la ciudad de Hill, ella fue atacada por alguna severa enfermedad que pareció complicarse con una enfermedad de la columna vertebral, y tras mi retorno a L---- Yo algunas veces me encontré con ella, en la espaciosa plataforma de la ciudad de Hill, llevada a lo largo lentamente en una silla de baño, su lívido rostro mirando al frente desde pilas de Chales Indios y Pieles siberianas, y la figura demacrada del Dr. Jones acechando a su lado, taciturno y sombrío como algún sincero doliente que conduce a la tumba al patrón sobre cuya vida él mismo había vivido convenientemente. Fue en el triste mes de Febrero que yo retorné a L----, y yo tomé posesión de mi hogar de empeño nupcial en el aniversario del mismo día en el cual yo había pasado a través de los mudos Muertos del sombrío cuarto de muerte del naturalista. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com