Gracia abundante (fragmento)John Bunyan

Gracia abundante (fragmento)

"Pero en este trabajo, como en cualquier otro, tuve mis tentaciones diversas. A veces sufría de desánimo, temiendo que no podría ser de ayuda a nadie y que no sería capaz de hacerme comprender por la gente. En ocasiones así, he padecido un desmayo extraño, que se ha apoderado de mí. En otras ocasiones, cuando estaba predicando, he sido asaltado violentamente con pensamientos blasfemos delante de la congregación. A veces, he estado hablando con claridad y gran libertad, cuando de repente todo quedaba en blanco y no sabía decir lo que debía después o cómo debía terminar.
Otras veces, cuando iba a predicar sobre alguna porción escudriñadora de la Palabra, he encontrado al tentador que me sugería: ¿Cómo? ¿Vas a predicar sobre esto? Esto me condena. Tu propia alma es culpable de esto; no debes predicar sobre ello. Si lo haces debes dejar una puerta abierta para ti, para escapar de la culpa de lo que vas a decir. Si predicas así pondrás la culpa sobre ti mismo, y nunca podrá salir de debajo de ella. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com