Tratado de la victoria de sí mismo (fragmento)Melchor Cano

Tratado de la victoria de sí mismo (fragmento)

"La soberbia es apetito desordenado de la propia excelencia; y en las honras se llama ambición; en las alabanzas y gloria de los hombres se dice vanagloria; en la excesiva confianza de sí mismo se nombra presunción; en las palabras grandiosas solemos llamarla jactancia; en el contentamiento de sí mismo tiene por nombre vanidad y ufanía; pero generalmente al deseo de ser excelente y aventajado en cualquiera cosa que sea, le decimos soberbia, principio de todos los pecados, enemiga capital de Dios; a la cual no sólo desampara la divina misericordia, más derechamente contradice y resiste la divina justicia. Debería por tanto la razón como solícita guardiana estar en continua vela, porque la inconsideración es principio de toda soberbia, y para extirpar esta mala raíz cumple tener mil ojos, según es sutil y varia de pocos advertida. No faltará quien requerido de su amigo se esforzará a favorecerle con toda posibilidad, no tanto por la afección que le tiene, cuanto por la que se tiene a sí mismo; quiero decir, no tanto por remediarle, cuanto por mostrarse que es hombre de bien y valeroso para aquello y mucho más. He aquí oculta la soberbia bajo el velo de la amistad. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com