La tragedia en la cultura (fragmento)Ernst Cassirer

La tragedia en la cultura (fragmento)

"El "nominalista" Hobbes dice que la verdad no reside en las cosas sino en los signos: veritas non in re, sed in dicto consistit. Pero añade que los signos, una vez estatuidos, no son ya susceptibles de cambios, que la convención debe ser reconocida como algo absoluto, si se quiere que sean posibles, en términos generales, el lenguaje y la comprensión humanos.
Claro está que la historia del lenguaje da un mentís a esta fe en el significado inmutable e inconmovible de sus conceptos. Nos demuestra, por el contrario, que todo empleo vivo del lenguaje está sujeto a un cambio constante de acepciones y de sentido. La razón está en que el "lenguaje" no existe nunca como una "cosa" física, idéntica siempre a sí misma y que revela siempre las mismas "propiedades" constantes. Es, simplemente, el acto de hablar, el cual no se efectúa nunca en iguales condiciones ni exactamente del mismo modo.
En sus principios de la historia del lenguaje, Hermann Paul señala el importante papel que debe atribuirse a la circunstancia de que el lenguaje sólo exista al transmitirse de generación en generación.
Pues bien, esta transmisión no puede nunca realizarse de tal modo que quede eliminada de ella la actividad y la propia acción de una de las partes que intervienen en el proceso. Quien recibe estos dones no los recibe como una moneda. Sólo puede recibirlos haciendo uso de ellos, y al usarlos, les imprime un nuevo cuño. El maestro y el alumno, los padres y los hijos no hablan nunca, en rigor, "el mismo" lenguaje. Y en este proceso necesario de formación y transformación ve Paul uno de los más importantes factores de cuantos intervienen en la historia del lenguaje. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com