Un espíritu burlón (fragmento)Noel Coward

Un espíritu burlón (fragmento)

"Carlos: (Yendo a la chimenea.)
Tú eres quien te has metido en la situación, ya lo sabes.
Elvira: (Va detrás del sillón.) Eso es, hombre, sigue machacando. En todo caso, lo he hecho porque te quiero. La mayor tontería que he hecho en mi vida ha sido quererte. A ti, que no has sido merecedor de mi cariño.
Carlos: Esa observación se acerca peligrosamente a la impertinencia, Elvira.
Elvira: Y para eso me senté allí, en el Más Allá, añorándote día tras día. Mientras tú estabas con aquella desvergonzada en el sur de Francia, yo te seguía queriendo y pensando en ti. Después te casaste con Ruth y hasta te perdoné y traté de comprenderlo pensando que, después de todo, me querías a mí... Por eso me apunté en la lista de vuelta y tuve que llenar todos esos papeles y hacer colas en esos pasillos con corrientes de aire. Si por lo menos te hubieras muerto antes de conocer a Ruth, la cosa no hubiera estado tan mal. Porque ella te ha hecho cisco. Lo noté en cuanto volví: tus libros no son ni la cuarta parte de lo que eran.
Carlos: (Furioso.) Eso es falso. Ruth me animaba y me ayudaba en mi trabajo, cosa que tú, ciertamente, no hiciste.
Elvira: Quizá sea eso lo que lo estropeó.
Carlos: Lo único en que tú pensabas era en divertirte, y en ir a cócteles, y en memeces.
Elvira: ¿Y por qué no había de divertirme? Me morí joven. ¿Me morí joven o no me morí joven?
Carlos: No te hubieras muerto si no hubieras sido tan estúpida como para irte con Guy Henderson al río y calarte hasta los huesos.
Elvira: ¡Ah! ¿Cómo no había de salir a relucir Guy Henderson?
Carlos: Te comportaste muy mal en lo de Guy Henderson, y es inútil que pretendas lo contrario.
(Elvira se sienta en el brazo izquierdo del sillón.)
Elvira: Guy me adoraba y además era enormemente atractivo.
Carlos: Me dijiste claramente que no te gustaba.
Elvira: Tú te hubieras puesto por las nubes si llego a decir lo contrario.
Carlos: ¿Tuviste algo que ver con Guy Henderson?
Elvira: Si no te importa, prefiero no hablar de esto.
Carlos: Contéstame: ¿tuviste o no tuviste que ver?
Elvira: Claro que no tuve que ver.
Carlos: ¿Pero, sin embargo, le dejaste que te besara?
Elvira: ¿Cómo podía impedirlo si era mucho más fuerte que yo?
Carlos: (Furioso.) ¡Y me juraste!...
Elvira: ¡Claro que te juré! Te pasabas el día haciendo escenas por nada.
Carlos: ¡Nada!
Elvira: Porque tú nunca me has querido. Todo era tu colosal vanidad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com