Sobre el Papa (fragmento)Joseph de Maistre

Sobre el Papa (fragmento)

"Carlomagno encargó en su testamento a sus hijos la tutela de la Iglesia romana, y este legado, que no quisieron admitir los Emperadores alemanes, había pasado como un fideicomiso a la corona de Francia. La Iglesia católica entonces podía ser representada por una elipse, donde se veía a un lado a san Pedro y al otro a Carlomagno; pero la Iglesia galicana con su poder, su doctrina, su dignidad, su lengua y su proselitismo, parecía alguna vez reunir los dos centros, y confundirlos en la unidad más magnífica.
Mas ¡oh debilidad humana! ¡oh deplorable ceguedad! Algunas preocupaciones detestables, que tendré ocasión de desenvolver en el discurso de esta obra, trastornaron enteramente este orden admirable y esta relación sublime entre las dos potestades. A fuerza de sofismas y de manejos criminales, se llegó a ocultar al Rey Cristianísimo una de sus más brillantes prerrogativas, que era la de presidir (humanamente hablando) el sistema religioso, y de ser el protector hereditario de la unidad católica. Constantino se honró en otro tiempo con el título de Obispo exterior; y el de Sumo Pontífice exterior no halagaba la ambición de un sucesor de Carlomagno; de modo que este empleo que ofrecía la Providencia, se hallaba vacante. ¡Ah! si los Reyes de Francia hubiesen querido auxiliar vigorosa y eficazmente a la verdad, hubieran podido hacer milagros. Mas ¿qué puede un rey cuando las luces de su pueblo están apagadas? Sin embargo, es menester decir para gloria inmortal de esta augusta casa, que el espíritu real que la anima ha sido por fortuna muchas veces más sabio que las academias, y más justo que los tribunales.
Trastornada en los últimos tiempos por una tempestad increíble, hemos visto a esta casa, tan preciosa para Europa, volverse a levantar de nuevo por un milagro que promete otros, y que debe penetrar de un valor religioso a todos los franceses; pero sería el colmo de la desdicha si creyesen que porque la columna está otra vez derecha, se ha colocado ya en su lugar. Por el contrario, es preciso creer que el espíritu revolucionario es ahora sin comparación más fuerte y peligroso que lo era hace algunos años. El poderoso usurpador no se servía de él sino para su propio provecho; sabía comprimirle con su mano de hierro, y reducirle a una especie de monopolio en favor de su corona. Mas desde que la justicia y la paz se abrazaron, el genio turbulento perdió todo temor, y en vez de agitarse en un solo foco, se ha extendido y producido una fermentación general por toda una inmensa superficie.
Permítaseme que lo repita: la revolución de Francia no se parece a nada de cuanto se ha visto en los tiempos anteriores: es diabólica por esencia; y jamás podrá extinguirse del todo sino por el principio contrario; y los franceses nunca podrán recobrar su lugar hasta que reconozcan esta verdad. El sacerdocio debe ser el objeto principal de la consideración del soberano. Si yo tuviese a la vista las listas de las ordenaciones sagradas, podría vaticinar grandes sucesos. La nobleza francesa halla en esta época la ocasión más favorable de hacer al Estado un sacrificio digno de ella. Ofrezca sus hijos al altar, como lo hacía en los tiempos pasados; pues ahora no podrá decirse que ambiciona los tesoros del santuario. En otros tiempos la Iglesia la enriqueció y la ilustró; vuélvale, pues, ahora todo lo que puede darle, que es decir, el brillo de sus ilustres nombres, con que mantendrá la opinión antigua, y determinará a gran número de personas a seguir los estandartes enarbolados por manos tan dignas: el tiempo hará lo demás. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com