La ciudad roja (fragmento)José Mancisidor

La ciudad roja (fragmento)

"Los tranvías iniciaron su correr de resistencia. Frenéticos, sus timbrazos nerviosos ponían su pincelada de vida en el ajetreo de la ciudad. En las fábricas, en los talleres, en la bahía, tendida graciosamente bajo la fuerza del sol, los silbidos estridentes surgían trémulos, la ciudad se hacía febril. (...) Las anchas avenidas manchadas de sangre, los banderines rojos y los gallardetes desafiantes regados caprichosamente, daban a la población el aspecto exótico de una roja ciudad cuyo tinte sangriento se afirmaba por instantes. (...) Ante la vergonzosa situación de las masas proletarias es un deber reagruparse aprestándose para la lucha. Sólo la unión podrá salvar a los oprimidos de México en esta hora de miserables claudicaciones, en la que los hombres de la Revolución han comenzado a sucumbir a los dorados ensayos de la apostasía. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com