Dolores de cabeza (fragmento)Salvador María Granés

Dolores de cabeza (fragmento)

"La Seña Gaspara.- Tu elocuencia peregrina ha encantado a estos señores. Ahora se bueno, no llores y márchate a la cocina.
(Lazarillo se va andando muy despacito.)
Es un ángel de candor y de instrucción muy cabal. Habla poco, lee mal y escribe mucho peor. Niño hay listo que después es tonto y da la castaña. Éste, en cambio, a nadie engaña, parece tonto...
Don Perjuicio. Y lo es.
La Seña Gaspara.- Hoy regresa al Seminario, y para llevarle el cofre ya tengo avisado a Onofre, un tío muy ordinario.
El Rojo.- El colegial me parece de un raquitismo profundo.
La Seña Gaspara.- Pues desde el acto segundo verá usted cómo se crece. Se pondrá guapo y esbelto y robusto y mocetón.
Don Perjuicio.- Vamos, es otra edición del colegial desenvuelto.
La Seña Gaspara.- Adiós, me llama el cariño a cuidarle.
El Rojo.- Adiós, señora.
La Seña Gaspara.- Me voy, porque ya es la hora de dar la píldora al niño. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com