Casado y con hijos (fragmento)José Campo-Arana

Casado y con hijos (fragmento)

"¡Es simpático! Pero tiene unas maneras tan raras... He tenido que poner fin á la conversación; parecía que estaba violento... ¿Me conocerá de antes?... ¡Quién sabe! Puedo haberle causado una impresión grande... ¿Por qué le habrá traído Miguel? Ese es otro. Dicen que es difícil comprender á una mujer... pues lo que es á un hombre... El uno ríe, el otro Hora; éste escribe cartas de ocho pliegos, el otro no sale de los suspiros y las miradas... Me acuerdo de Juan, el hombre más galante de la buena sociedad: desde que le di el sí, como él decía, no le oía más que inconveniencias, y las disculpaba diciéndome que eran efecto de su cariño. En cambio mi pobre Carlos era tau dulce, que empalagaba; tan expresivo, que tenía que llamarle al orden más de una vez... Manuel me hablaba siempre de las noches de luna, y Ricardo de su caballo... ¡Oh! Pero ninguno como aquel capitán de artillería que me hacía unos versos todos los días y me regalaba nardos todas las noches: desde entonces odio los nardos. La verdad es que el amor no vale lo que cuesta. Pero éste parece otra cosa. ¿Qué le pasará? La verdad es que, siquiera por picar al otro, si me dijera algo... ¡Cá! Cuando Miguel le ha traído, estará seguro. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com