Las orejas del lobo (fragmento)José Campo-Arana

Las orejas del lobo (fragmento)

"Amalia. ¡Pobre muchacho! No ha salido de las faldas de su madre y es tan inocente como á los tres años. ¿Lograré que Manuel sospeche? Mucho lo dudo. De enamorado
era celoso; pero desde que es marido tiene una confianza que desespera. (Cogiendo el guardapelo.) Es bonito el guardapelo. Ah! Me le pondré y tal vez dé ocasión de empezar á seguir el consejo de mi amiga, (Mirándose en el espejo y poniéndose el guardapelo.) ¡Á los veinticinco años y no siendo fea, tener que recurrir á estos ardides para llamar la atención de un hombre! ¡Qué amarga es la experiencia! Verdad que otros en cambio se fijan demasiado.
Manuel. (Entrando.) Mucho madrugas hoy. (¡Se miraba al espejo! ¡Mal síntoma!)
Amalia. Ah! ¿Estabas ahí?
Manuel. Entro en este momento. (¿Qué estaría haciendo?) Me pareció oírte hablar...
Amalia. No; estoy sola hace un cuarto de hora. Desde que Federico me dejó.
Manuel. ¿Ha estado aquí?
Amalia. Sí, hemos estado charlando un gran rato. Es un muchacho tan atento...
Manuel. Efectivamente. Y ¿Qué te ha dicho?
Amalia. Mil cosas. Tiene tan buena conversación... (¡Dios perdone la mentira!)
Manuel. Ya lo creo. (¡Federico!... Federico!) Y ¿Qué dice? ¿Le ha gustado la población?
Amalia. Está prendado. Á su edad un cielo puro y una tierra feraz, son el encanto del alma. Como todo se ve á través del entusiasmo y de la pasión...
Manuel. (¡Dios mío! Aquí va á suceder algo... Sus palabras... su entusiasmo... No hay duda...)
Amalia. Á su edad el camino de la vida está cubierto de flores... Luego tiene un alma de poeta... Quisiera que le hubieras oído...
Manuel. (Es preciso variar la conversación.) Sí, tienes razón. (Dirigiéndose á la puerta derecha.)
Amalia. ¿Te vas?
Manuel. Tenía que escribir.
Amalia. Déjalo para luego ¡Malditas ocupaciones! Pero, ¿Qué tienes tú que hacer?
Manuel. Siempre hay... "



El Poder de la Palabra
epdlp.com