Soneto a VeraAlberto Costa e Silva

Soneto a Vera

"Estabas siempre aquí, en el paisaje.
Y en él sigues, en medio de este asombro
del tiempo que tan sólo es lo que fuimos,
un cielo quedo sobre el mar del día.

Súbitamente en despedida vives,
libre de sueños, simple visitante
de aquello que te apresa y de su inmóvil
y efímero remanente, leve y humano.

Las regatas al sol de la penumbra
donde abría ventanas. Y desde entonces
acudo al campo de tréboles, esperándote.

Lo que ya fue persiste en lo que aún tengo:
la ropa en el tendal, el muro, las palomas,
todo es perenne al abrigo de nuestra mirada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com