Cartas de Felipe IV y sor María de Jesús de Ágreda (fragmento)Francisco Silvela

Cartas de Felipe IV y sor María de Jesús de Ágreda (fragmento)

"Se ha repetido mucho, aun por escritores vecinos al suceso, que Spinola murió de sentimiento por la debilidad demostrada por su hijo en la defensa de un puente que se le había confiado, y Quevedo popularizó la especie con una frase diciendo: «Murió de que otros no habían sabido morir»; pero de las Memorias de Richelieu, de un libro del tiempo, Raccolta de diverse Memorie per scrivere la vita del cardinali Giulio Mazarini, de Elíridio Benedetti, hombre de confianza del Cardenal, y de la Historia de Italia de Brusoni, 1664, resulta plenamente comprobado que Spinola fue sacrificado por el Conde-Duque, por no responder con el entusiasmo y ardor que el Ministro deseaba á sus propósitos guerreros. Al pasar por Madrid el insigne capitán recomendó y propuso paces con Holanda, á pesar de las victorias de Breda y Ostende, y esto ya prepararía mal el ánimo del favorito, promovedor de aquella guerra; en Italia oyó proposiciones de avenimiento de Mazaríno, muy ventajosas para nuestras armas, pues se hacían ante las dificultades que habían creado á los franceses una grave enfermedad de Luis XIII y los estragos de la peste en el ejército, en cuyas negociaciones llegó á contraer algún compromiso personal Spinola, deseoso de ocupar á Casal, y dar la paz á Italia y aun á toda Europa; pero cuando Mazaríno volvió al campo español con la aceptación del Rey de Francia y de Richelieu, se encontró al general postrado y sin aliento; á las preguntas é instancias mientes que habían llevado al Conde-Duque á la guerra fueron vencidos y contrariados, puesto que nada adquirió España, quedó por entonces el Casal en poder del de Mantua, el Duque de Saboya adquirió algunas fortalezas en el Monferrato, Francia ocupó definitivamente á Pignerol, que le abría las puertas de Italia con más seguridad y certeza que la simpatía eventual del Duque de Nevers, y ni siquiera se logró, á costa de tales mortificaciones y sacrificios, el beneficio de la paz, pues embarcados en la empresa de apoyar al Emperador de Alemania, seguimos la campaña contra Francia y Suecia, aliadas á la liga de los protestantes. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com