Fauna (fragmento)Héctor Vázquez-Azpiri

Fauna (fragmento)

"Bueno, pues ya me reventaba. Ya estaba harto uno de ver a esa gente que luego va y se vuelve y espera el efecto; espantapájaros amigos de la pausa, de las voces en off, o de los que siempre gritan «muy bien, muy bien», sonríen y acotan con una espátula sus gritos en los discursos. Alquimistas de mierda que en mierda todo lo transforman. To get the thing protruding, ser mosca o ser sardina, o que haya algún buen Dios en la enramada que te saque del lío y te perdone. Séneca, y siglos antes de Séneca un anciano argonauta, y detrás de él un compadre de Aristóteles, un físico iracundo que examinaba los procesos de la digestión. Los procesos en vivo, con esclavos de barriga abierta, el ir y venir del bolo alimenticio, el quilo, el exudado perpetuo y excitado de las linfas. Siempre quedan esclavos que rajar y siempre hay sabios para el perifiseos. Descapullar o no descapullar, y el resto déjalo en inglés, que todo el mundo entiende, a falta de esperanto. Es ese ciertamente un problema hebreo, muy propio de eruditos. Hay prepucios de izquierdas, sindicados, de hiedra viva que se ciñe al tronco y le impide liberarse. A un palmo de la filosofía está el prepucio pensante, y a un palmo del prepucio la filosofía, que va del ojo reventado de Filipo a los esquíes de Heidegger. A la nana ea, a la nana, ea. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com