Gondar y Forteza (fragmento)Juan Armada y Losada

Gondar y Forteza (fragmento)

"En Forteza al principio del valle hay dos leguas de las antiguas, y esas por costaneros, solitarios y no muy seguros caminos, que son además un tostadero en los bajos, donde un sol ardoroso dora y azucara la uva, y un páramo en los altos, donde á veces hay nieve hasta el mes de San Juan. Por miedo á la ventisca, al lobo, al hombre, á lo que sea, los del valle vienen en caravana, por parroquias á la ciudad, y es curioso ver cómo la caravana se detiene en la altura de Serranos —al lado del Castro de este nombre— ^y se descubren los hombres y se santiguan las mujeres, y se arrodillan algunas y aun besan el santo suelo en homenaje á la santa de Forteza, cuya Catedral de allí divisan... digo» si no está envuelta en sudario de nieblas, como sucede por caso general.
Pero, en fin, de cualquier modo, el sitio del homenaje es conocido, y si se ve porque se ve, y si no porque se adivina, ello es que allí hay obligado saludo, que es de despedida para los que de la ciudad caminan al valle, en grupo menos abigarrado de colores, pero no menos pintoresco de traza. Porque si es, pongo por caso, la familia de Castro —la del Conde, — va gran tropel de cabalgantes, bien montados en caballos briosos y corredores, y aun tal cual vez, hace años, iba la litera, de los cabalgantes rodeada, y sobre sus dos machos columpiándose. Y eran grandes, de relucientes lomos los machos; muy elegante, con sus molduras negras Luis XV, ciñendo rasgados vidrios la litera, joya de la casa, conservada por excepción con todo respeto y cariño. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com